Esta es la mejor alimentación para el verano

Antes de irnos de vacaciones le he pedido a una de nuestras colaboradoras, la chef Mireia Anglada, que participa en el Plan Antiaging Beauty & Heath de Backstage BCN, para que nos recomiende la mejor alimentación para el verano, que hace tanto calor. Es bueno refrescarse porque las temperaturas son realmente altas, así que quién mejor que ella para darnos las indicaciones adecuadas y un par de recetas que seguro que os gustan. Así que, sin alargarme más, os dejo con los consejos de Mireia.

Mireia Anglada:

Una dieta refrescante con abundantes alimentos crudos y jugosos es adecuada en verano mientras hace calor y el ambiente es seco. Al introducir productos cocinados tenemos que ver la influencia del calor en la preparación de los alimentos, ya que la combinación de agua y fuego hacen que este aporte más calor a nuestro cuerpo, por eso, es aconsejable, en verano, utilizar cocciones ligeras y rápidas si las temperaturas son elevadas (por ejemplo: escaldados, prensados, salteados ligeros, vapor, hervidos, crudos…) A la vez es importante tener en cuenta que las comidas que se comen calientes estimulan la digestión y las frías la enlentecen. Los alimentos helados o muy fríos incluso pueden paralizarla. Lo ideal será realizar una dieta con ambas combinaciones, frías o crudas y cocinadas ligeras.

Alimentación para el verano

Es bueno, también, en la alimentación para el verano, introducir algún alimento amargo (rúcula, apio, berros, espinacas crudas, nabos crudos, pepino con piel, escarola, té verde, alcaparras, tomilllo en infusión, orégano, etc.). Sobre todo cuando se realicen comidas copiosas o grasas, ya que favorecen la digestión y, en general, actúan sobre la sangre. Son depurativos. Aunque no se debe abusar, simplemente utilizarlos para complementar la dieta. Además, son buenas para nuestro sistema circulatorio.

La elección de las grasas también es vital, no sólo en verano, si no el resto del año, ya que van a producir o no procesos inflamatorios en nuestro cuerpo. Es importante reducir las grasas saturadas y eliminar las que han sufrido un cambio debido a altas temperaturas, como las grasas que se encuentran en algunos alimentos cocinados industrialmente. No todas las grasas son perjudiciales, de hecho, son imprescindibles para nuestra dieta. Los ácidos grasos insaturados cuidan la salud del corazón y el sistema circulatorio e incluso ayudan a reducir los depósitos de grasas nocivas. Los más saludables son los de origen vegetal (aceite de oliva extra de primera presión en frio y otros aceites vegetales crudos), así como los poliinsaturados, como el omega 3, de vital importancia para nosotros, que se encuentra principalmente en pescados azules y en semillas como lino o chía, algas y frutos secos.

Alimentación para el verano

El color de los alimentos también nos puede ayudar para llevar una dieta más antioxidante en verano. El licopeno es el pigmento responsable de colorear de rojo muchas frutas y verduras (tomates, pimientos rojos, chiles, lechugas rojas, judías rojas, remolacha, granada, cerezas, fresas, frutos rojos, sandías, etc.). Pertenece a la familia de los carotenos que se caracterizan, entre otras cosas, por atrapar los radicales libres e impide que se dañen los tejidos del organismo. Curiosamente, el licopeno, potencia su absorción cocinado, por tanto es mucho más antioxidante una tomate en salsa o macerado que fresco, aunque es conveniente tomar ambas versiones en verano. El rojo en los alimentos también nos dice que tienen mucha vitamina C (fresas y naranjas sanguinas) ideal para la formación de colágeno o ácido elágico (frutos rojos) que refuerzan el sistema inmune y son altamente antioxidantes.

Alimentación para el verano

En resumen, el verano es una época buena para depurar el organismo, pero en particular el sistema circulatorio, purificar y refrescar la sangre. Para ello, debemos tener en cuenta los siguientes puntos ya expuestos anteriormente:

  • Procurar una alimentación ligera.
  • Evitar comidas copiosas.
  • Dieta fresca, ligera y muy hidratante.
  • Incluir sabores amargos suaves: achicoria, escarola, endivia, alcachofa,..
  • Abundantes ensaladas y frutas.
  • Introducir alimentos de color rojo: sandía, tomate…
  • Mucha hidratación.
  • Evitar cocciones largas y alimentos muy grasos y densos.
  • Utilizar grasas de buena calidad.

RECETAS

ENSALADA DE CONTRASTES CON FRUTOS DE TEMPORADA 

HORTALIZAS

  • 200 g. de judías verdes.
  • 200 g. Champiñones pequeños.
  • 250 g. de Brócoli.
  • 200 g. Tomates cherry .
  • 2 u. zanahorias cortadas a lo largo.

Cocer todas las verduras verdes en agua salada para conservar la clorofila, enfriar con agua helada y escurrir en papel, reservar en nevera.

Alimentación para el verano

Saltear los champiñones y reservar o marinar con sal ay aceite una hora

VINAGRETA DE FRUTOS SECOS  

  • Mezcla de frutos secos nueces, almendras, etc,….(se puede introducir lino si se desea pero sin triturar a poterior) y un poco de pasas
  • 100 ml. Vinagre de manzana
  • 250 ml. Aceite de oliva virgen.
  • Sal, pimienta negra del molinillo.

Juntar todo en vaso de turmix exceptuando las pasas (y lino si se utiliza) y triturar. Rectificar y reservar.

ACABADO:

  • Mezclum.
  • Frambuesas y toda clase de frutos rojos.
  • Bayas de Gogi desecadas lindwoods
  • Dados de mango.
  • Dados de pera.
  • Supremas de naranjas.
  • Vinagreta.
  • Verduras cocidas y crudas.

Juntar las verduras en un bol y aliñar con la vinagreta.

En un plato amplio colocar las verduras intercalando los colores, juntar las hojas en un bol aliñar, colocarlas sobre las verduras.

Por último repartir las fruta.

SALMOREJO DE FRESAS Y PIQUILLOS CON SU TARTAR

INGREDIENTES

  • 500 g de fresas
  • 90 g de pimientos de piquillo
  • 1 diente de ajo
  • un chorrito de vinagre de manzana
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • pimentón

Huevos de codorniz (opcional)

Alimentación para el verano

Para el tartare:

  • 1 cebolleta
  • 200 g de fresas
  • 25 gr de pistachos
  • 90 g de champiñones
  • aceite de oliva
  • cebollino picado

ELABORACIÓN

Lamina el diente de ajo y dóralo en una sartén con un chorrito de aceite sin que llegue a coger color. Introduce los pimientos cortados en tiras, una pizca de sal, una pizca de pimienta y media cucharadita de pimentón.

Para el salmorejo, pon las fresas picadas en un bol, agrega los pimientos y tritura. Vierte un poco de agua fría y sigue triturando. Vierte el chorrito de vinagre de Jerez, cuélalo y mételo en el frigorífico para que se enfríe.

Para el tartare, pon en un bol la cebolleta, las fresas,los champiñones y los pistachos todo finamente picado. Tritura el aceite junto con el cebollino y un poco de sal. Mezcla bien.

Con ayuda de un molde cortapastas, pon en el centro del plato una porción de tartare. Vierte el salmorejo alrededor.

*Esta receta se puede complementar con un huevo poché o con boquerones en vinagre

Y hasta aquí el post de hoy. Quiero dar las gracias a Mireia por sus recomendaciones en alimentación para el verano y sus recetas. Aprovecho para desearos a todos un feliz verano y felices vacaciones.

¡Un abrazo y hasta septiembre!

Nuria Soteras