Meritxell Llos, una apasionada de la belleza

“Desde pequeña siempre he sigo mega presumida, me podía tirar 4 horas en el baño”, así explica Meritxell Llos, conocida por todos como Meri, su pasión por lo que se ha convertido en su profesión. “Me cogieron de modelo de peluquería para Josep Pons durante mucho tiempo Estuve también con Queta Margall, que se especializaba en recogidos, y allí empecé a ver lo que era la parte más estética del cuerpo y me empezó a atraer también toda esta parte”, añade.

A pesar de acabar en estética, Meri estudió para trabajar en el campo médico, como auxiliar de clínica y anatomía patológica. Cuando acabó estuvo un año trabajando en un hospital con enfermos terminales, para todo el tema de movilizaciones y recuperación de accidentes. “Era muy duro, y me di cuenta de que quería hacer algo para el cuerpo, pero más bonito”, confiesa.

Por ello, mientras trabajaba en el hospital, empezó a estudiar estética. Tenía casi 18 años. Tras dos años de formación en la escuela Lanca, del grupo Sorisa, empezó a trabajar en la misma cadena que Jose Oropesa, en Juan Carlos Dalmau. Al mismo tiempo, estudiaba quiromasaje con el doctor Ferrándiz. Sigue leyendo