Tratamiento détox y reductor o reafirmante con maderoterapia SCENS

Como muchos ya conoceréis en BackstageBCN disponemos de SCENS, una marca de cosmética Vegan & Organic que se centra en las plantas y las flores más puras y exclusivas del planeta para crear cosméticos poderosos y únicos.

Los productos SCENS están libres de parabenos, sulfatos, pegs y aceites minerales.

Hoy quiero hablaros de un tratamiento détox y reductor o reafirmante con maderoterapia que realizamos en nuestro centro BackstageBCN.

 

La maderoterapia es una técnica milenaria china que se aplica en la estética, principalmente para modelar el cuerpo y el rostro como terapia anti estrés. Consiste en la aplicación de un masaje mediante el uso de utensilios de madera diseñados para que se adapten a las distintas zonas del cuerpo.

 

Este tratamiento nos aporta calma, pureza y embellece nuestra piel; se empieza con un peeling exfoliante con 3 sales del mar muerto (sal de Francia, sal del Himalaya y sal del Mar Muerto), y con aceites esenciales de ciprés, geranio, romero, manzanilla y naranjo amargo.

A continuación se aplica el aceite minceur con un masaje, este aceite está especialmente formulado para combatir los excesos adiposos y la piel de naranja. Sus activos principales son: aceite de pomelo, aceite de baobab, aceite de chia, de sándalo y de geranio.

 

Realizamos maniobras de presión y velocidad teniendo en cuenta la problemática de cada persona: maniobra de descarga, maniobra plana y círculos en sentido contrario a las agujas del reloj.

 

Finalizamos el tratamiento con una envoltura adelgazante con efecto calor: es una mousse caliente a base de algas (laminaria, limos marinos y espirulina), ayuda a la eliminación de toxinas, la piel embellece y se transforma ofreciendo un aspecto más esbelto, radiante y tonificada. También podemos utilizar una envoltura a base de zanahoria, naranja y jengibre, activos ultra reafirmantes que aportan tonificación a las pieles más dañadas.

 

Durante esta sesión de terapia antiestrés con Maderoterapia la energía corporal se moviliza y equilibra, actuando sobre los chakras y aportando una relajación profunda placentera, bienestar y tranquilidad emocional.